Cerro Uritorco - ERKS - Capilla del Monte

(Capítulo I)
"Contactos" - Misterios Develados - Cavernas Hav-Musuvs - Landsat XI - Astronauta de Palenque - El Titaquin de Talampaya.

(Capítulo II)
"Ciudades Subterráneas" - Shambala - El Rey del Mundo - Los Túneles Secretos - Pasadizos Ocultos - Puerta Hacia Shambala - El Continente Boreal - La Edad de Oro - El Hombre Hiperbóreo.

(Capítulo III)
"Mundo Intraterreno" - Cavernas del Tibet - Cavernas Secretas - Estancia La Aurora - Mendoza - Ciudad Isidris - Paraguay - Jujuy - Salta.

(Capítulo IV)
"América Subterránea" - Amazonia Intraterrena - Los Padres Antiguos - Grandes Maestros - Las Residencias Internas - Caverna de Los Tayos.

(Capítulo V)
"La Preparación" - Extra e Intraterrestre - El Gran Místico - Misterios Milenarios - Energía Tubular

(Capítulo VI)
"El Faro del Mundo" - El Gran Triángulo - La expedición - La Ciudad de Erks - Informe Grupo Halcón - Informe Grupo Águila.

(Capítulo VII)
"Operación Erks 2º Parte - Informe Grupo Cóndor - Gliptodonte Chabonier - Investigación Erks - Vivencia Extraordinaria - No estamos Solos.

(Capítulo VIII)
II Expedición Erks - Los Sucesos - Informe Grupo Águila - Informe Grupo Olmos.

(Capítulo IX)
"El Portal de Erks" - Los Portales - El Valle del Silencio - Lo Oculto a la Luz - Moneda de Erks - Shangri La.

(Capítulo X)
"Las Luces Cósmicas" - Las Esferas de Erks - Caneplas de Monitoreo - Ciudad de Erks - Traslado a Erks - Tipologías de Erks - Telepatía Irwin y Quechua - Iluminación de Erks - Dios y La Hermandad Blanca - Esferas y Jesús.

(Capítulo XI)
"Los Túneles de Erks - El Refugio - Los Ancianos de Erks - Huertas Malas - Los 9 Símbolos - AUM - Arco Iris y Erks - El Valle de Erks.

(Capítulo XII)
"Erks en la Actualidad - Erks Hoy - Testimonios - Chilecito y Famatina - La Mesa de Piedra.

Vista del Cerro Uritorco y el Valle de ERKS desde el Pajarillo

El Faro del mundo

Desde hace milenios, la ciencia hermética fue el eje sobre el cual la humanidad centró el conocimiento primordial. Las escuelas secretas de los grandes centros de la sabiduría universal, señalaron desde siempre que en el Sur del Gran Triángulo se generará el resurgimiento humano como un "Faro" que iluminará al mundo.

Esta ciencia hermética fue custodiada celosamente por grandes los Maestro e iniciados que guiaron a la humanidad durante milenios. América no estuvo exenta de ese conocimiento oculto. Ya que los sacerdotes Mayas y sus antecesores poseían también este conocimiento milenario y cuando llegan los españoles en 1492, esas antiguas culturas se encuentran en su máximo apogeo.

Los Olmecas, Toltecas, Mayas, Aztecas, Chibchas, Incas etc y los pueblos del noroeste argentino, son conocedores de la antigua "Sabiduría Hermética", conocimiento que perdura hasta el día de hoy por transmisiones orales y escritas, guardados en los recintos sagrados planetarios que han sobrevivido al barbarismo y el oscurantismo que cubre a la humanidad.

En lo que se refiere a estas tierras Sudamericanas y especialmente en el cono sur a la Argentina, existe un símbolo de este conocimiento que se denomina "Bastón de mando o Piedra de la Sabiduría", el cual representa a antiguo simbolismo proto-ario, pues era conocido en estas escuelas primordiales de la antigüedad.

Este bastón de mando cuya existencia es real ya que yo mismo lo tuve en mis manos más de una vez, fue hallado en las laderas del cerro Uritorco por un gran iniciado llamado Orfelio Ulises, quien es guiado hasta allí por antiguos conocimientos Tibetanos.

Durante muchos años "el bastón" estuvo resguardado por un gran maestro de las ciencias herméticas ya fallecido, me refiero al Doctor Guillermo Terrera, a quien tuve el gusto de conocer allá por 1984 y con quien aprendí que por sobre todas las cosas tangibles para los ojos, existe un mundo intangible infinito pero accesible para aquellos que se dispongan y abran sus corazones a este conocimiento.

Terrera delimitó con gran acierto un pequeño triángulo de fuerzas que se ubican en los puntos geográficos de Jesús María, Alta Gracia, Cerros Colorados y Serrizuela. En estas coordenadas terrera señala una clave geográfica ubicada según sus mismas palabras en la antípoda del lugar del hallazgo, o sea el punto planetario intraterreno dentro del aspecto geográfico sectorial, y en el otro extremo planetario dentro del contexto universal. El plantea la existencia de una escuela primordial o Templo Sagrado cuya sabiduría creó el Toqui Lítico que permaneció por milenios oculto.

Esta piedra de basalto negro de forma alargada en forma de misil y de aproximadamente 1,20 mts de largo representa la unión del Cono Sur Americano. La ciencia Hermética considera que en las cercanías donde se encontró el "Toqui Lítico" también se encuentra el "Santo Grial", quizás uno de los símbolos más importante por reencontrar de la Humanidad, junto al "Arca de la Alianza".

La tradición esotérica dice que entre el "Santo Grial y el Bastón de Mando", se establecerá la base energética y espiritual para el resurgimiento de un nuevo mundo, cuando esta civilización que sustenta sus valores opuestos al Cristo desaparezca.

Es interesante conocer que el Santo Grial, es el vaso -luego transformado en sagrado-, donde José de Arimatea recoge la sangre de Jesucristo al ser traspasado por la lanza en el día de su crucifixión y muerte. el poeta alemán Wolfram Eschenbach, compone entre los años 1170 y 1220, un poema titulado "Parsifal", en donde se describen distintos aspectos de este vaso sagrado.

La historia de del caballero Parsifal que significa "El hombre o caballero de Persia" es muy romántica y llena de esoterismo. El era un hombre puro, muy religioso y noble espiritualmente. Justamente por estos dones se lo nombra caballero del Santo Sepulcro y encargado de la custodia del Santo Grial el cual lo debería defender con su vida. Con él como centro se crea una orden religiosa y espiritual denominada "Orden de los caballeros del Santo Sepulcro", que tiene como misión la custodia física y espiritual de los lugares y objetos sagrados de la Cristiandad. Y digo "tiene", porque esta orden sigue actuando hasta el presente.

La tradición dice que Parsifal, se va de Europa y emprende un viaje hacia una lejana tierra (que sería América), llevando consigo, no sólo el santo Grial, sino también la "Cruz Templaria".

Hay quienes durante estos años han visualizado a través de proyecciones y traslaciones, una cueva profunda iluminada por un resplandor y allí en el medio de una mesa de piedra "Santo Grial", y al costado sentado con su vestimenta Templaria sosteniendo la Cruz se encuentra Parsifal con una larga barba de centúrias y en estado de sopor, que le permite mantenerse y envejecer muchísimo más lento.

El sigue custodiando el "Vaso sagrado" y espera que todo sea consumado para que el mismo Maestro Jesús lo releve de su "Santa Misión".

El bastón de mando que fue hallado en 1927 mantiene su poder energético heredado de las antiguas culturas sabedoras del conocimiento antiguo. Este bastón es no solo el símbolo del reencuentro futuro de los pueblos antiguos, sino también un símbolo de protección para toda América. El resurgimiento de una nueva humanidad se dará según todos los vaticinios en Sudamérica. Y la unión de los templos sagradas del antiguo conocimiento abrirán sus puertas una vez mas a esta humanidad.

La Expedición

Han pasado mas de 15 años de la expedición y mucho se ha especulado sobre el tema, como otro tanto se ha querido ocultar respecto a la existencia de esta expedición. Pero al final del camino todo misterio será develado y lentamente saldrá a la luz.

Los informes que voy a presentar a continuación, en un principio fueron escritos por los participantes, o sea que son los informes oficiales de Erks, se escriben a los pocos días de regresar a Buenos Aires. Estos informes eran mucho más extensos y detallados, pero a fin de poder publicarlos fueron resumidos. Aquí se presentan estos informes, algunos de los cuales parcial o totalmente fueron publicados oportunamente hace unos 12 años en los Boletines informativos del entonces IPEEC (Instituto Planificador de Encuentros con Entidades Cósmicas), que se desprende del IPEC (Instituto Planificador de Encuentros Cercanos, el cual deja de existir prácticamente con la expedición misma.

A su vez el IPEEC con el paso del tiempo cambia de nombre para llamarse en la actualidad FUPEC (Fusión Para el Encuentro Cósmico).

Estos informes que leerán a continuación fueron ampliados en las sucesivas reediciones del boletín informativo "Encuentro Cósmico", en el cual fueron publicados oportunamente y son hoy un documento histórico para la humanidad.

La Ciudad de ERKS

ERKS, ciudad mitológica que encierra una sabiduría hermética que por milenios guió a muchos maestros en el conocimiento de la esencia del Ser Humano.

El IPEC se guía en esa búsqueda por antiguas crónicas y leyendas que fueron recogidas por los antiguos pobladores de la zona, ya que los Comechingones que habitaban en el lugar próximo a Capilla del Monte, hablaban de que en los cerros cercanos al Uritorco se encontraban seres que utilizaban una vestimenta muy brillante de color rosa y que colaboraban con ellos en algunos quehaceres de sus aldeas, aportando su sabiduría a los caciques que en ese momento guiaban a la tribu. Estos, al llegar a su vejez contaban a los pequeños historias basadas sobre estos seres y de dónde habían adquirido el conocimiento que ellos tenían.

Ellos hablaban de una ciudad que se encontraba ubicada dentro de las sierras y en la que había tres espejos, en uno se reflejaba el planeta Tierra interiormente, en otro el sistema solar y en el tercero todo el universo.

En antiguos templos de sabiduría como Shambalá, Papette ó Agharta, se habla de este templo o ciudad de la sabiduría que está ubicada en Sudamérica o "Continente Blanco" conocida en ésta época como la ciudad de ERKS.

Esto coincide para nosotros con los estudios metafísicos sobre el tema y llegamos a la conclusión de la existencia real de este templo o ciudad de la Sabiduría, ubicada en la zona de Capilla del Monte, en la provincia de Córdoba, cuya búsqueda hemos comenzado con la expedición realizada en enero de 1986 junto con otros objetivos de índole antropológica y metafísica. Esperamos alcanzarlos guiados por las entidades cósmicas que ya son reales para nosotros y para todos aquellos que quieran verlas; quizás esta ciudad de la Sabiduría sea la que dote del conocimiento y poder al faro de nuestro tiempo.

"El que tenga ojos para ver, que vea; y el que tenga oídos para escuchar, que escuche. Está abierto el tiempo al conocimiento."

Operación ERKS, Informe Grupo Halcón

Dirigido por: Raúl Somma (Jefe de Grupo), Héctor Sarmiento (2º Jefe).
Lugar de la expedición: Capilla del Monte, Córdoba.
Fecha de la expedición: 7 de enero, año 1986.

Día 7 de enero - 0.15 hs. Luego de colocar cada grupo las pertenencias personales, provisiones y equipos en el micro de transporte, se procedió a ubicar a los integrantes de la expedición en su interior.

El viaje resultó placentero, salvo pequeñas incorrecciones de algunos jóvenes, por cierto justificadas debido a sus edades y la euforia que experimentaban por la experiencia que iban a vivir.

El contingente estaba compuesto por 24 personas incluyendo a los dos jefes de grupos y un asistente.

Se había convenido al llegar a Capilla del Monte almorzar en un restaurante determinado, así lo hicimos y fuimos atendidos como en familia.

A Capilla del Monte se había arribado a las 14 hs., después de almorzar partimos de este lugar con un poco de retraso hacia "La Toma", donde se levantó el campamento base, el micro continuó viaje llevando al resto de los grupos a los respectivos lugares de partida.

En La Toma quedó el grupo Halcón, que a su vez se dividía en dos grupos, uno liviano y el otro pesado: el grupo liviano quedaba en La Toma, y el grupo pesado recorría la zona de Huertas Malas.

La misión del grupo liviano era explorar la ladera del cerro Uritorco por lecho del río Calabalumba, que corre a su lado.

Día 8 de enero: Se hizo un reconocimiento por los Alazanes, encontrando bellezas naturales que ofreció dicho río; como dato sobresaliente, encontramos en ese itinerario dos piedras enormes apoyadas entre sí, que formaban en su interior un triángulo isósceles, y el sol al dar sobre las mismas proyectaba esa figura geométrica. Ese mismo día a la noche, se desató una gran tormenta eléctrica, una noche desagradable que nos llevó a añorar nuestras propias casas.

Día 9 de enero: Cerca del mediodía, el grupo pesado salió a cumplir su cometido por el camino de los Alazanes.

Como fue imposible mantener contacto por radio con el resto de los grupos, debido a la zona donde se encontraba; el Sr. Somma y el joven Astiz (colaborador residente en Cruz del Eje), ascendieron al cerro Uritorco para instalar en un lugar más adecuado el equipo de radio y la antena para poder de esta forma comunicarse con los grupos.

Día 10 de enero: El jefe de grupo, junto a cuatro integrantes, siendo las 9.30 hs. decidieron ascender al cerro (altura aproximada 1960 mt.), luego de penosa caminata y después de 3 horas y 45 minutos arribamos al Hoyo del Cero. Tres integrantes nos quedamos en ese lugar y dos continuaron hasta la cima.

Delante del "Hoyo" hay una pileta de agua y de las piedras emanan ojos de agua, hicimos en el lugar un almuerzo frugal, descansamos y luego emprendimos el regreso; tardamos tres horas en llegar a la casa que está al pie del "Cerro", donde tomamos unas refrescantes bebidas y firmamos un cuaderno que nos presentaron, luego retornamos al campamento a lavar la ropa y darnos un baño.

Cenamos a la noche y luego nos acostamos a descansar después de un día tan agotador.

El día 11: Algunos de los integrantes permanecimos en el campamento y dos partieron a explorar el área de la "Quebrada de los Bueyes", regresando sin novedad después de 3,30 hs.

El joven Astiz regresó a las 15,45 hs. del lugar de transmisión, luego de haber permanecido 15 hs. aproximadamente e informando que su estadía fue dura y que había logrado comunicarse con el grupo Pesado y que ellos se encontraban bien y sin novedad.

El señor Somma arribó a las 21,30 hs. con el señor Costamaña, luego de recorrer una amplia zona por los alrededores del "Cerro", su cara denotaba un gran cansancio; luego de intercambiar opiniones acerca de lo acontecido hasta el momento, nos retiramos a descansar pensando en la jornada siguiente.

El día 12: Cerca del mediodía se nos acercó al campamento un morador de la zona con sus hijos y otras personas, de nombre Juan Cita, quien nos comentó diversas experiencias vividas, como ser un avistamiento de naves desconocidas, un pequeño "Robot" en forma de huevo, describió esa experiencia de esta forma:

"Cuando reparaba una bomba de agua con mi hijo, encontrándose con nosotros otras personas, vimos una luz que formaba un triángulo, se trataba de un objeto que se corrió hacia unos matorrales y se introdujo en una cueva que se encontraba en ese lugar. Tenía unos 20 a 30 cm de altura, uno de mis hijos lo quiso agarrar pero yo se lo impedí".

El día 13: El señor Somma parte a caballo al lugar donde se encontraba la Radio, para averiguar sobre un mensaje escrito muy confuso que se había recibido del grupo "Cóndor".

El día 14: Llovió copiosamente impidiendo realizar actividades.

El día 15: Partimos con un guía y cinco integrantes de la "Casa de Plata", salimos a las 9 hs, la travesía fue difícil por tener que sortear piedras siguiendo el río; los senderos eran cortos, de seis a ocho metros de largo, de difícil acceso.

El guía durante el trayecto nos mencionaba una variedad de yuyos medicinales y él consideraba que la gente prefería aplicarse inyecciones a tomar infusiones de estos yuyos.

Luego de 1,30 hs. llegamos a Casa de Plata, el joven Cesar luego de amarrarse con una cuerda, penetró con el jefe de grupo al interior de la misma.

Se fueron arrastrando con mucha cautela, por el temor de encontrar víboras en el interior, llegando hasta el fondo luego de recorrer unos 20 metros de túnel; en su interior reinaba un ambiente húmedo y lleno de mosquitos.

El fondo estaba obstruido por una especie de pilares centrales de piedra,

que dejaba a ambos lados pequeñas aberturas donde Cesar penetró por una de éstas y luego de recorrer tres metros se encontró con una obstrucción definitiva.

Sacamos fotos del lugar y luego viajamos al río para almorzar, el guía continuó su camino, tres integrantes del grupo decidieron avanzar unos quinientos metros, en procura de ver nuevas Hoyas y el resto regresamos, sin encontrar el camino que nos había indicado el guía; fue un retorno sacrificado y luego de cinco horas de marcha llegamos al campamento.

NOTA: Cuando nos encontrábamos dentro de Casa de Piedra, la luz de la linterna que tenía Cesar con pilas nuevas se tornó roja, entonces le facilité mi linterna nueva con tres elementos y ésta dejó de alumbrar, al revisarla compruebo que la lámpara se había quemado; esto es prueba cabal de que existe en su interior una gran energía, producida por la existencia de minerales u otra fuerza desconocida.

Como conclusión, en una cueva hecha por la mano del hombre, su finalidad sería la de ocultar algo (según versiones Plata) ó posible explotación de minerales; se halló en su interior piedra caliza con ciertas cristalizaciones y el suelo es muy arenoso sin piedras.

Al lado de esta cueva hay otra más abajo, de 1,50 mts. de diámetro por 2,50 mts. de profundidad, el guía se introdujo en la misma y nos dijo que podía ser la cueva de un jabalí por los restos de pelos encontrados en la misma.

El día 15: Fue un día tranquilo, donde cada integrante del grupo se dedicó a preparar sus cosas y levantar el campamento para reunirnos por la tarde con el resto de la expedición que se encontraba acampando en la "Quebrada de la Luna".

Fuimos trasladados en auto hasta el lugar de reunión y al encontrarnos todos nos pusimos a abrazarnos efusivamente. Luego conversamos sobre las experiencias vividas en esos días, realmente pasamos un momento muy agradable.

El día 16: Emprendimos el regreso a Bs As.

Informe Grupo Águila

Dirigido por: Dante Franch (Jefe del Grupo Águila). Daniel Albarello (2º Jefe). Y Osbaldo Bignone (Jefe del Grupo Chaja). Eduardo Barradas (2º Jefe).

Día 7 de enero, 15 hs: Nos internamos en los campos del Sr. Conti a unos 200 metros, y acampamos a la orilla de un arroyo seco, hicimos guardia toda la noche en dos turnos sin novedad.

Día 8 de enero: Al día siguiente una avanzada se internó en el río seco en dirección de una misteriosa cañada y creyeron encontrar un paso; desarmamos todo el campamento y nos internamos en dirección de la Quebrada, recorrimos 2 km. en forma muy penosa, por lo difícil del terreno, pasamos unos alambrado y seguimos una huella que quedaba trunca a los 1000 mt. aproximadamente. Entonces, parados en medio del monte cerrado decidimos enviar dos grupo cortando caminos para relevar el terreno.

El primero integrado por Fernando, Javier y Ulises, en dirección de un arroyo seco que recorren por más de cuatro horas alrededor de cinco o seis km. hasta el punto que se hace intransitable, teniendo a veces sobre sí paredes de 4 o 5 mt. de altura y estrechos de 40 o 50 cm. decidiendo entonces regresar.

El segundo grupo estaba integrado por Osvaldo e Isaías, se dirigen en sentido opuesto, en dirección de la Quebrada Larga y recorren un sendero por más de 6 hs. llegando agotados y sin encontrar paso.

Al regresar ambos grupos y ante la aproximación de una tormenta decidimos regresar por el camino unos 4 km. en dirección de un claro a las orillas del alambrado que delimita unos campos linderos a lo de Conti, cuidados por un anciano muy amable de apellido Santos, mientras un grupo armaba el campamento, el otro se dirige a la casa de Santos a buscar agua y éste le comenta que siguiendo un alambrado lindero a su campo, se ingresa a otro campo denominado "de el alemán", el cual tiene un camino que llega directamente a la Quebrada Larga y la Quebrada de Macero.

El Sr. Santos, también informó que suelen verse luminosidades de un color naranja intenso, de aspecto esférico, moviéndose en los cerros.

Esa noche preparamos el campamento y una buena cena. El grupo estaba cansado, pues la caminata había sido intensa, cargados al máximo de equipo.

Alrededor de las 22.30 hs. se larga una fuerte tormenta y aguacero, la mitad del grupo duerme mientras nosotros (Eduardo, Ariel y el grupo de San Nicolás y Dante) hacemos guardia. En los momentos que paraba de llover se veía un resplandor detrás de los cerros que teníamos de frente.

Al entrar el segundo grupo para hacer guardia, éstos luego de unos instantes comenzaron a tener nuevamente sueño, al sentir una gran paz a pesar de que por el suelo caminaban algunos alacranes, arañas y otros insectos, que sin embargo no molestaron a nadie.

Esa noche yo me despierto pues siento una especie de llamado, al abrir los ojos veo un resplandor fuera de la carpa, que luego de unos segundo se disipa, yo me doy vuelta y sigo durmiendo, evidentemente habíamos tenido visitas.

Día 9 de enero: Nos levantamos temprano, desayunamos y junto con Eduardo Barradas nos dirigimos hasta el campo del Sr. Conti. Luego de sosegar un caballo que nos impedía el paso, nos acercamos a la casa y somos cordialmente atendidos por el Sr. Conti y su hijo, el cual se dirige a Charbonier en camioneta con el fin de acercarnos un baquiano: el Sr. Sánchez, conocedor hasta los últimos recodos de estas tierras, hombre de baja estatura, morocho y de elevados principios éticos y morales, con una gran predisposición para ayudarnos a encontrar la entrada a las sierras.

El Sr. Conti nos presta una mula a la que cargamos el equipo más pesado y así bordeando el alambrado del campo del alemán, seguimos hasta la entrada de la quebrada de Maceros. Hasta aquí caminamos unos seis km.; al terminar los campos del alemán que lindan con los de Conti, hay que cruzar otro alambrado y pasar a otra propiedad, donde comienza la quebrada de Maceros.

Desde aquí hay que caminar 5 km. siguiendo el camino hasta un lugar que se corta por un arroyo, el cual hay que subir alrededor de 60 mt. y luego entrar a la derecha por un sendero hasta la mitad más o menos. Al llegar casi al pie de los Cerros que limitan esta Quebrada, hay unas casillas y una construcción en piedra donde se puede acampar a orillas del arroyo.

Aquí establecimos nuestro campamento y por la noche preparamos un telescopio que yo había llevado y lo instalamos en la posición más conveniente. Organizamos todo el campamento y cenamos temprano ya que debíamos estar preparados a la noche entre las 23 y las 24 hs.

Desde allí pudimos observar la noche del jueves 9 al viernes 10 de enero movimientos de naves y un gran resplandor, en los cerros frente nuestro, que pudimos fotografiar. A las 23 hs aproximadamente tal como lo habíamos recibido, nos quedamos todos parados sobre las piedras del arroyo que estaba frente al campamento y comenzamos a prepararnos pues sentíamos que se acercaba el momento del contacto.

Panorámica de "La Huella del Pajarillo", donde se ve que es ovoidal de 115 metros de largo por 95 metros de ancho

Graciela se encargaba de accionar el grabador de aúdio para recoger todos los testimonios de lo que viéramos. Frente nuestro aparece una nave brillante color naranja y de esta salen otras más pequeñas que van y vienen y en algunos casos hacen como una señal de la cruz. Se queda allí como 15 minutos y recibo en mi cabeza indicaciones precisas para el futuro del contacto, siento como una voz que me dice: ¡El hombre debe ver para creer... Aquí tienen la prueba difúndala!. (en ese momento creí que se referían a lo que veíamos, pero en realidad era sobre la huella que en ese momento dejaba la nave). Luego de unos 15 minutos la naves pequeñas ingresan a la más grande y desciende detrás del cerro. En ese momento vemos un resplandor y son tomadas varias fotos, luego todo quedó en calma.

Día 10: Nos despertamos a las 7 horas de un día fresco, pero soleado, a las 9 hs llegó el guía Sánchez para mostrarnos un camino que nos llevaba a la cuesta de la cadena de Cerros, que delimitan la quebrada de macero.

Dejamos a tres guardias en el campamento y luego seguimos al guía por un sendero que cortaba en dirección de la ladera del cerro, luego de unos 200 mt. retorna hacia el curso de agua de uno los dos arroyos que se unen para bajar por la quebrada, lo cruzamos y nos dirigimos por otro sendero muy estrecho y casi tapado por la vegetación, pues nos explicaba Sánchez ya hacía más de un año que no transitaban por ese lugar. Entre todos abrimos un nuevo surco más ancho y fuimos recogiendo muestras del terreno.

La mano de Dante señala un cactus recogido de la huella del pajarillo. Conservado en la actualidad por Franch a 21 años del hecho se observan zonas oscuras producto de la radiación recibida

Luego de casi dos horas de marcha, llegamos a un claro, en cuyo centro había una gran higuera, era enorme pues cubría su sombra casi 40 mts. de diámetro. Desde ese lugar comenzamos la búsqueda de unas ruinas circulares, que decía el guía había visto hacía ya unos años, no había caminos, pues fue hallado en forma casual, durante una hora y media lo buscamos, abriendo camino con el guía por delante; pero lamentablemente no fue posible hallarlo.

Entonces decidimos girar a nuestra izquierda, cruzar el arroyo e intentar subir la sierra, aparentemente visto de abajo parecían no muy altas, pero al subir la curvatura de la cuesta hace que la vista no vea la cima y entonces lo que parece el final es sólo un aplanamiento de las laderas, así escalamos caminando por más de dos horas, casi hasta el límite de nuestras fuerzas.

Sólo cuatro llegamos hasta arriba, los otros decidieron regresar. Ya en la cima vemos el "Cerro Pajarillo" frente nuestro y los valles que hay detrás juntamente con la estancia de unos alemanes. Tomamos numerosas fotos y decidimos regresar pero cortando camino por una cuesta sin senderos, allí encontramos semi ocultos por matorrales y rocas una vertiente que no conocía Sánchez a la cual la denominamos I.P.E.E.C Luego de una hora y media llegamos al campamento muy cansados, los tres que se habían quedado en él, acompañaron a Sánchez hasta la base de la Quebrada, para traer el equipo que dejamos abajo.

Luego de descansar una hora y comer algo nos dividimos en dos grupos de cuatro y bajamos la Quebrada un kilómetro y medio hasta un reservorio indígena que encontramos y hacia un sector había unas huellas en el terreno, circulares, cuyas características detallo aparte. En el reservorio se hallan en medio de una maraña de arbustos y plantas selváticas, unos bloques de piedras apiladas de distintas formas y en orden específico comenzando el estudio en una especie de altar de 1,50 de ancho por 1,30 mts. de alto, procediendo a retirar las piedras como se detalla a continuación.

Luego de trabajar escarbando el lugar hasta el atardecer nos dirigimos al campamento, cenamos y aproximadamente a las 22,30 hs. se produce un avistamiento de naves; primero aparece una luminosidad color anaranjado intenso, que se mueve lentamente de izquierda a derecha, descendiendo detrás de los cerros, luego aparecen otras más pero más pequeñas y de un tono blanco azulado, éstas se mueven en forma lenta y de izquierda a derecha y viceversa y de arriba hacia abajo igual que la noche anterior, esta observación es realizada por los doce integrantes del grupo.

Las observaciones se hacen durante toda la noche. A las 4 de la madrugada estoy solo observando y veo una nave más grande que lo común, está estática sobre el Cerro. Les hago algunas señales luminosas y no contesta como transmito mentalmente un pedido de que se haga alguna señal, si me capta, ésta parpadea y se mueve.

Dante Franch junto a tres personas mas fueron los primeros en llegar a La Huella del Pajarillo

Saco fotos en distinta posición y en dos oportunidades quise ver a través del telescopio de 400 aumentos, pero cuando trataba de enfocarla desaparecía, entonces me di cuenta que no quería ser observada por el telescopio y no volví a intentarlo. Con el tiempo supe que el motivo por el cual no permitían que los vea por el telescopio es para evitar que el aumento de la luz de la nave por los cristales produzcan daño en mi vista

En un momento determinado se me ocurre hacer la siguiente prueba; pongo un grabador a funcionar con un Mantra en castellano y coloco la radio en canal "C" transmitiendo, entonces se produce algo asombroso pues aparecen más naves moviéndose, dando señal que captan el contenido del mensaje, las visualizaciones continúan hasta el amanecer y la nave mayor que en varias oportunidades le había mandado tres señales sin contestación, al retirarse apaga y prende su luz tres veces.

Día 11: Por la mañana, extasiado por la experiencia vivida, recorro el arroyo en busca de fósiles sin encontrar nada, luego subo una ladera del arroyo de unos 80 metros hasta un presunto sendero que llega casi hasta el Campamento, pero en la orilla opuesta del río en ese lugar se cierra todo y decidimos volver. Ya en el Campamento tomo el equipo de montaña, lleno la cantimplora y decido subir solo al Cerro a nuestras espaldas, para dirigirme al lugar donde se veían las naves.

Decididamente comienzo a subir a las 10 hs. la cuesta es empinada y subo muy lentamente, y como siempre lo que parece ser el final, es sólo la curvatura del cerro, no encuentro en la subida nada especial; pronto el campamento desaparece de mi vista, durante una hora y media subo sin parar paso tras paso, hasta que al final llego a la cima, donde encuentro una pirca bastante antigua divisoria del terreno, también, hay un bosque con características disímiles hacia "Macero", donde hay agua es árido y sobre quebradas largas que presuntamente no corre ningún arroyo, es húmedo y de vegetación muy tupida hasta la cima.

Comienzo a caminar por el bosque tratando de orientarme bien para no perderme y encuentro un sendero natural generalmente hecho por animales, lo sigo y éste empieza a descender por "Quebrada Larga", hago un trayecto de 100 mts. todo a mi alrededor y el piso era muy húmedo y de vegetación tupida, no siento temor, pero sí presiento el peligro que implica adentrarse en esa selva tropical donde pueden estar los ofidios, como la Lampalagua, era un desafío para otra oportunidad su recorrido.

Subo nuevamente y sigo caminando por la cima, el bosque es tupido pero siempre tratando de entrar por los senderos y a fuerza de machete se avanza, luego de unos 500 mts. termina el bosque y el camino se hace más rápido, la pirca divisoria continúa por espacios interrumpidos, subo y bajo varias cadenas de Sierras que se interconectan entre sí, detrás nacen una y otra quebrada, algunas áridas y otras con vegetación tupida, y la vista siempre entre estos paisajes.

Durante parte del recorrido un águila me acompaña volando sobre mí a poca altura, en algún momento a escasos dos metros frente a frente, durante el recorrido no encontré indicios precisos grabados en rocas a excepción de una de ellas que tenía dos cilindros cavados en la roca. En dirección Noroeste encontré un sector más plano con pastizales, donde se pueden ver claros signos de quemazones de 5-8 mt. de diámetro y no regulares, y en parte los pastos son distintos, más oscuros.

Desde unos 100 mts. al subir una cuesta se ven claramente, continúo la marcha ya son más de las 14 hs. veo tres piedras planas, en una de ellas en forma espontánea cinceló mi nombre de cara al cielo, como un símbolo. Más adelante veo dos lugares distantes 600 mts. por donde podría bajar, elijo el segundo lugar y comienzo a bajar, a lo lejos se ve un bosquecito que después al llegar resultó ser prácticamente impenetrable.

Sólo Utilizando la intuición pude encontrar por donde pasar, aunque fue muy difícil, no perdí la calma y al recordar los Mantra de Saruma me daba más fuerzas a mis cansadas piernas, sigo bajando, pero cada vez se hacía más empinado, hasta que se me hizo imposible continuar, entonces decido desviarme a la izquierda y bajo hasta que veo una hondonada, presumo que oí el sonido de un arroyo, que a su vez desemboque por el mismo que pasa por el Campamento.

Trato de llegar hasta que encuentro en el arroyo un hundimiento del terreno y no pude calcular la profundidad, el diámetro del hundimiento era de 8 mts. y por lo menos tenía más de dos metros de profundidad, sigo camino y a las 16 hs. llego al Campamento, me baño en el arroyo, almuerzo y me acuesto a dormir extenuado fuera de la carpa. A las 18,30 hs. me despierto incómodo por algo, me doy vuelta y veo a un hombre caminando a unos 10 mts. de donde yo estaba, lo veo caminar detrás de unos matorrales, camina cinco o seis pasos en forma lenta, estaba de perfil, su vestimenta era casaca y pantalón verde.

De pronto pasó detrás de unos matorrales más tupidos pero no continúa, yo no lo veo pasar, es como si hubiera hecho un giro de 90 grados con respecto a su trayectoria, en dirección de un paredón lateral. Me levanto, me acerco y no veo a nadie, consulto con los demás que estaban todos trabajando en la excavación y nadie había venido al Campamento ni vieron a ninguna persona. A ese ser en los años posteriores a esta experiencia lo he visto yo como muchas personas más y le llamamos "El Guardián de Erks"

En la excavación que realizamos encontramos varias piedras con inscripciones como se detallan aparte. Se continúa excavando y retirando piedras hasta que anochece, entonces se toman fotos nocturnas con películas de 1.600 ASA, sin novedad.

Esa noche continúan las observaciones de las naves en ambos turnos de guardia, yo estuve en el primer turno, pero estaba rendido del cansancio, por lo que decidí ir a dormir. El segundo grupo tiene importantes experiencias de contacto y se conectan visual y telepáticamente con las naves, los chicos emitían señales de luz y recibían señales similares.

Dante señalizando el lugar donde se encontró una rana en posición de saltar. No estaba quemada, pero si disecada

Todos los integrantes de este segundo grupo reciben indicaciones telepáticas y lumínicas de que debían seguirme y apoyarme y que ellos se querían contactar con migo, entonces Javier y los demás vienen varias veces a la carpa y me despiertan, pero yo estaba cansado y quería seguir durmiendo, me jalaban de los pies y yo les decía que me dejen tranquilo, que quería dormir. Ja Ja mientras escribo esto me da gracia, pero así ocurrió. El grupo siguió con el contacto recibiendo y transmitiendo por una hora mas, luego la nave se retiró.

Día 12 de enero: A las 6,30 hs. comenzamos a desarmar el Campamento, sin novedad lo hacemos, limpiamos el terreno y a las 8 hs. partimos de regreso, al pasar por el Altar comprobamos que una piedra triangular que habíamos dejado fuera de la excavación acostada no estaba, tapamos lo que habíamos cavado y lo dejamos para volver algún día, descendemos por la Quebrada y a las 10 hs. llegamos al pie, donde Sánchez nos esperaba con una mula (cabe destacar que desde las 7,30 hs, hasta las 10 hs. hubo en la zona un temporal enorme como si quisiera impedir que regresemos).

Cargamos algunas cosas en la mula y durante una hora y media caminamos hasta los campos del Sr. Conti al cual le pedimos si nos podía acercar hasta la "Quebrada de la Luna", nos dijo que sí pero antes la Sra. Conti nos pidió si podíamos revisar en unos terrenos de ellos frente a la ruta unos restos de fósiles extraños.

Aceptamos ir a verlos Eduardo Barradas y yo, fuimos y comprobamos que eran fósiles muy antiguos, consideramos como que este era un reto mas a nuestro temple y a pesar del cansancio acampamos a 100 mts. del lugar, comenzamos la excavación en forma lenta y prolija como se detalla aparte. Ya al atardecer me llevaron en auto hasta el cruce Ongamira para ver la huella que había aparecido la noche del 9 de enero, regresando enseguida al campamento.

Esa noche descansamos todos profundamente, luego de comer un rico chivito.

Día 13 de enero: Nos levantamos temprano y algunos nos dirigimos a un Locutorio Telefónico de Charbonier con el fin de llamar a Buenos Aires anunciando que todos estábamos bien. Regresamos al campamento y retomamos la excavación, realizada sin prisa. El descubrimiento que aquí se realiza es un Gliptodonte cuyas características se detallan más adelante.

Al promediar la tarde y ver que el trabajo es muy lento, decidimos dividirnos en dos grupos: uno a mi cargo en la excavación, y otro a cargo de Osvaldo Bignone, que avanza hacia la Quebrada de Luna. Antes de su partida, envía un grupo de cuatro en dirección del arroyo que sigue por entre cañaverales, penetrando hacia la montaña.

Siguen por el cauce por casi dos horas en búsqueda de restos fósiles o señales, pero regresan sin novedad. A las 18 hs. parten en una camioneta de la Municipalidad hacia la Quebrada de Luna, mientras nosotros continuamos la excavación, dejando libre la coraza del Gliptodonte. Una hora más tarde, regresa la camioneta y trasladamos el fósil al Centro Cultural de Capilla del Monte, volvemos al campamento y pasamos la noche sin novedad.

Día 14 de enero: Seguimos por la mañana sacando huesos de la cabeza y las patas del Gliptodonte, y alrededor de las 10 AM, viene el Dr. Guillermo Terrera con otros colegas a observar los trabajos realizados y nos da algunas indicaciones, se queda con nosotros hasta el mediodía, momento en el que se despide y se va, quedando todos de acuerdo en encontrarnos en el 2º vado de la ruta 17 por la noche. Más tarde llega Raúl Somma, quien nos pone al tanto de los demás grupos.

Seguimos desenterrando los huesos hasta la tarde, entonces nos dirigimos al lugar del encuentro con el Dr. Terrera en la ruta a Ongamira. También esa tarde recibimos la visita de algunos baquianos de Charbonier y del Secretario de Gobierno de Capilla del Monte.

A las 20 hs. nos instalamos en un campo a 6 km. de la Ruta Nacional 38, armamos el campamento y esperamos la noche. Alrededor de las 22 hs. llegó el Dr. Terrera con sus ayudantes (Susana, Doris, Alberto y su Sra. esposa) y también llega Raúl Somma. Durante algunas horas observamos el cielo sin novedad hasta que a las cero horas, nos llama Edith Moreno, informándonos que de izquierda a derecha ("hacia Ongamira") cruzó lentamente una nave enorme y brillante de color amarillo y rojo; el Dr. Terrera lo llama reiteradamente "WITAICOM - TOKOR - MAHIUMA - MAIA". En ese momento parece detener su marcha, para luego continuar, en ese instante le tomé 10 fotografías. Luego la misma se pierde detrás de los cerros durante dos horas, y durante casi 90 minutos, continuamos observando los movimientos de otras, hasta que a las 4 AM, todos nos retiramos a dormir.

Día 15 de enero: Nos levantamos a las 8 hs. y alrededor de las 10.30 hs. viene a vernos el dueño del campo, nos presentamos y nos comenta de la quemazón vista en las serranías locales, entonces le pedimos que nos guíe por los cañadones, indicándonos el camino más apropiado para llegar allí, pues ya estábamos agotados de tantos días de caminatas. El muy gentilmente ofrece a su sobrino para guiarnos. Entonces Eduardo, Ulises, Fernando y yo (Dante Franch) fuimos hacia la huella (posteriormente conocida como "Huella del Pajarillo").

Vamos caminando por la ladera de la montaña y luego seguimos un arroyo durante dos horas y media hasta que al fin aparece frente nuestro, pero aún lejos. A medida que íbamos acercándonos, veíamos su inmenso tamaño. Es importante señalar que en el trayecto vimos dos vacas desbarrancadas (obviamente muertas), una de ellas tenía su cuerpo seco, y la otra sólo tenía los huesos (pero nos dice el baquiano que estaban allí estas vacas hace mucho y que se habían desbarrancado).

Llegamos al lugar y nos dedicamos a medirlo, comprobando que las medidas eran de 115 mt. de largo, por 95 de ancho (medidas proporcionales a las de nuestra galaxia); además, presentaba dos lengüetas de quemazón salientes de cada lado. También pudimos deducir que la quemazón se produjo desde arriba hacia abajo con mas intensidad, y en algunos vegetales encontramos que sus tallos no estaban quemados.

Asimismo hallamos algunos insectos y un escuerzo o rana disecada en posición de saltar, como si la irradiación de calor que produjo esa quemazón sin fuego, la disecó sin darle tiempo a saltar desde la piedra donde la encontré.

Luego de recoger muestras del lugar en distintos puntos y tomar fotos, emprendimos el regreso por otro lugar, de modo que hicimos un relevamiento del camino. La travesía del regreso duró tres horas a pesar que los hicimos acortando camino por entre los cerros.

Pasamos el resto de la tarde sin novedad. Por la noche se organizó un asado y un gran fogón con el resto de los grupos que iban llegando, el ambiente fue pleno de camaradería y alegría. Esa noche tuvimos oportunidad de ver dos hermosas naves: la primera apareció luego de hacer unos brindis y bailes de festejos a la salud de nuestros Hermanos del Cosmos, entonces cruzó el valle a nuestra izquierda una brillante nave.

Su paso duró un minuto a las 23.30 hs., la misma fue avistada por 25 testigos. Mientras que la segunda nave pasó a las 03.30 hs. de la madrugada y se ve tras una captación telepática, en la que los Hermanos del Cosmos querían despedirse de nosotros. Entonces nos levantamos, llevamos a la gente y caminos 1 km. por el camino, nos paramos y luego de unos minutos pasó majestuosamente frente a nosotros.

Es importante destacar el estado de paz interior que reflejó el grupo ante tamaña visión y que horas antes del 2º avistamiento, doce de nosotros realizamos unos Mantra de armonización en un arroyo lindante.

Día 16 de enero: Nos levantamos a las 8 hs. El campamento se divide en dos grupos:

- El primero (que no había visto la huella) se dirige a verla.

- El segundo grupo (del que participé), se dirige a Los Terrones -donde ya estuvo uno de los grupos dirigido a por Bignone- con el fin de reconocer un sector de los mismos que puedan servir como base para nuevas investigaciones.

Muy motivados por llegar, caminamos por más de tres horas debajo de una torrencial lluvia. Un grupo se queda a la orilla de un arroyo debajo de una higuera, y junto a Daniel Albarello y Eduardo Barradas, subimos hasta la parte más alta, donde tomamos numerosas fotografías y observamos detalles fundamentales para profundizar (Uno de los portales de Erks).

Luego de una hora en el lugar donde se observaron algunas huellas de quemaduras semejantes a la del Cerro Pajarillo, emprendemos el regreso -siempre debajo de una intensa lluvia-, nos reencontramos con los demás y seguimos el descenso hasta la ruta, pues el micro nos esperaba para emprender el regreso. Llegamos al campamento empapados, nuestros compañeros habían levantado las carpas, y dentro del micro nos secamos y nos cambiamos.

A las 18.30 hs. emprendemos el viaje a Capilla del Monte con el objetivo de recoger a otros integrantes del grupo, alojados en el hotel.

Luego de recorrer las calles de Capilla del Monte nos alejamos hasta muy pronto...

ACLARATORIA:

El día 13 Osbaldo y Barradas con el resto del grupo Chajá, se dirigen en otra dirección por lo cual a continuación presento el informe de este grupo a partir de ese día:

Día 13 de enero: A las 17 hs. salimos hacia Quebrada de Luna, el grupo estaba integrado por Osvaldo Bignone (jefe del grupo Chajá), Liliana Camelo, Isaías Camporro, Graciela Parini, Javier Fullone, y Daniel Albarello (integrante del grupo Águila). Alrededor de las 19 hs. llegamos al camino acceso al circuito turístico de Los Terrones, donde hablamos con el Sr. Verón (el dueño del predio), quien nos niega pernoctar dentro del lugar.

Ante aquella negativa, algunos integrantes del grupo se acercaron a la casa del Sr. Nicolás Olmos, el dueño de los campos linderos a Los Terrones, quien gentilmente nos permitió pasar la noche en sus terrenos y se ofreció como guía para el día siguiente.

Día 14 de enero: A las 09 hs. salimos acompañados por el Sr. Olmos en dirección a Los Terrones, hasta la mitad del camino, ya que a las 14 hs. nos enviaría un familiar suyo para que nos condujera al lugar previsto.

Aguardamos en un claro hasta las 15.30 hs. al ver que no llegaba el baquiano, decidimos seguir sin él debido a la pérdida de tiempo que la espera nos ocasionaba. A escasos cien metros del lugar nos encontramos sin camino, todo era monte cerrado; por lo que el grupo decidió acampar esa noche en ese claro, pero por iniciativa de Daniel Albarello y por precaución, ya que no consideramos conveniente permanecer en ese lugar toda la noche. Entonces Daniel e Isaías decidieron abrir camino en línea recta hacia la cima a través del monte cerrado, del lado sur de la sierra.

Al llegar arriba encontramos un sendero aparentemente hecho por los animales, dicho camino conducía a la cima de la segunda sierra, al Este de nuestra posición y al Sudeste de Los Terrones, desde la mañana se podía divisar ampliamente el Cerro Uritorco y Los Terrones.

Al regresar al claro, tomaron el equipo y regresaron con el resto de los integrantes a la cima por el camino abierto anteriormente. Debido al peso de los equipos y la oscuridad de la hora, tuvimos que subir por medio de sogas, al llegar al punto establecido por la avanzada, acampamos en el lugar.

Debido al agotamiento, lo agreste del lugar y el horario actual (21.30 hs.), no armamos campamento fijo, por lo que cenamos y decidimos no hacer guardia.

Alrededor de las 23 hs., Daniel se despierta y ve en el cielo una franja amarilla, que vista desde el lugar, se determinó que era de dos metros de largo por ocho centímetros de ancho. La misma cruzó a gran velocidad hacia el Este, y antes de entrar al cerro se apaga. Luego a la una de la madrugada, se despierta Osvaldo Bignone y se sorprende al ver que la sierra estaba totalmente iluminada, y atónito ve en el cielo una enorme nave cósmica que pasó velozmente por encima de ellos y desapareció detrás de la Sierra del Pajarillo.

Día 15 de enero: Salimos a las 07 hs. caminando por la cima de las sierras en dirección a La Toma. Aproximadamente a media hora de camino, nos comunicamos con el grupo pesado de La Toma y con el grupo Cóndor, quienes se habían unificado y se dirigían hacia la Quebrada de Luna, donde se reunían con el resto de los grupos, comunicándonos que también teníamos que regresar y que el Sr. Verón gentilmente nos facilitaba el paso por sus campos. Entonces decidimos comenzar a descender por una quebrada ubicada en un campo perteneciente al Sr. Benis.

A las 10.30 hs. nos quedamos sin agua, uno de los integrantes salió en búsqueda de algún sendero que nos llevara al circuito turístico de los Terrones, y al volver informa al resto del grupo que había posibilidad de caminar por medio de las sierras sin haber encontrado un sendero.

Al tiempo de caminar por el lugar, encontramos una cueva que fue inspeccionada por dos integrantes, sólo encontrando restos animales en su interior. Seguimos caminando y localizamos otra cueva donde también investigamos sin resultados positivos.

Seguimos caminando por caminos muy escarpados, donde había lugares a los que accedimos por medio de sogas. Después de cinco horas, encontramos el sendero turístico de Los Terrones, donde llegamos al final del camino.

Una vez ubicados en el mirador de Los Terrones, tratamos de comunicarnos por radio con Raúl Somma, para que venga a buscarnos, ya que para nosotros la expedición había finalizado.

En ese momento, el grupo estaba muy agotado y necesitábamos descansar. Al poco rato, aparece Raúl y todo el grupo. Marchamos con rumbo a La Salamanca, donde convergían los otros grupos y donde en ese momento se estaba preparando un suculento asado.

Ese mismo día -después de cenar-, una nave cruzó por encima de todos los que estábamos en ese momento en el lugar.

Alrededor de las tres de la madrugada, Dante Franch decide mantralizar un "OHM" para despedir a nuestros Hermanos Mayores, lo cual fue recíproco, ya que después de terminar el Mantra, una nave cruza la ruta 17 (dónde estábamos en ese momento), logrando una comunicación lumínica con ella. Allí estuvimos veintiocho testigos viendo la misma.


Auspiciantes
Estudio Jurídico Barraza
Auspiciantes
Auspiciantes
Meditación Crística Solar Descargar audio Pedido de Luz

eMail: dantefranch@hotmail.com
Facebook: Encuentro Cósmico
Twitter: @dantefranch
iVoox: Audios de Programas y Especiales

Copyright © 2017 por Dante Franch - Todos los derechos reservados