Declaración

DECLARACIÓN PÚBLICA DE APOYO MUTUO
DIA MUNDIAL DE ORACION Y PAZ MUNDIAL
CUMBRE MUNDIAL SOBRE LA PAZ Y EL TIEMPO

Hay un Creador, un plan, un tiempo para que estemos juntos y sincronizados por la paz mundial. Sin pasado, sin futuro, sin problemas. Limpiaremos las lágrimas. Disolveremos las fronteras. Nos reconciliaremos y perdonaremos. Estaremos juntos como una nación de paz. La paz es el camino. Al convertirnos en el nuevo tiempo de paz en una nación soberana, la paz será restaurada en la Tierra. Esto es como es. Aho!<

El Día Mundial de Oración y Paz Mundial es el tiempo de orar por la Tierra. La Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo es el tiempo de prepararnos para el tiempo de paz. Al escoger el tiempo de paz ejercitamos nuestro derecho a la paz. Al convertirnos en una nación soberana de paz sincronizada en el tiempo, por el tiempo, como el tiempo, lo hacemos a nombre de la Tierra para las siete generaciones por venir. Hacemos esto para que las naciones puedan ser sanadas y el árbol de la paz florezca en el centro otra vez.

Para ir del tiempo de la guerra al tiempo de la paz debemos renunciar a la separación y pensar en lo que nos divide. Para realizar la paz, debemos unificarnos con todo lo que existe. Aquí y ahora. La paz esta en nosotros, debemos convertirnos en paz. Para ir al tiempo de paz, debemos conscientemente dejar el tiempo de la guerra. Debemos elegir esto.

Reconocemos que al hacer esta elección el colonialismo del tiempo de la guerra ha sido encerrado en el Calendario Gregoriano desde el año 1582. Este es el año en que el tiempo sagrado de nuestros ancestros fue eliminado. Perdimos nuestras tierras. Perdimos nuestro tiempo. Perdimos nuestro orgullo. Pero hemos aprendido a perdonar y las puertas del tiempo sagrado están abiertas para nosotros otra vez.

Ahora ha llegado el tiempo de regresar al camino sagrado, que solo puede ser garantizado retornado al tiempo sagrado. El camino ha sido preparado para declarar la soberanía de el tiempo de paz, el regreso al camino sagrado conocido por todas las razas originales. Si no tomamos la oportunidad de orar juntos y ejercitamos nuestro derecho a la paz, a través de la soberanía del tiempo, si no tomamos esta acción dejaremos caer a la Tierra y la Tierra sabrá su camino.

El apoyo mutuo es la ley que une a todos los seguidores y guardianes de la verdadera llama interna de paz. Apoyamos a los Pueblos Indígenas de la Tierra y apoyamos el nuevo Calendario de Paz para reemplazar al viejo calendario de la guerra y el colonialismo. Afirmamos este apoyo con una actitud de perdón y reconciliación, este es un pacto sagrado y la forma sagrada de hacerlo.

Para salvar a la Tierra debemos regresar al tiempo sagrado. Vivir en el viejo calendario no nos asegura nuestro futuro. Regresando al tiempo sagrado del Calendario de Paz, restauremos el futuro sagrado de las siete generaciones por venir. Fue el mismo agente perpetrador que nos despojó de nuestras tierras y nos impuso su tiempo, el calendario del colonialismo por medio del cual fuimos despojados de nuestro tiempo sagrado y del camino sagrado de la vida. El cambio del calendario es un punto de acción que nos llevará al tiempo real y nos traerá justicia, el tiempo sagrado y con él la paz mundial.

Escogemos soberanamente el tiempo porque está de acuerdo a las necesidades de la Tierra. Al convertirnos en una nación soberana de paz, viviendo en tiempo sagrado restableceremos la convocatoria original. Tomamos la responsabilidad de nuestras vidas, y nos colocamos humildemente ante el Creador. Al hacer esta elección invocamos la Bandera de la Paz y el derecho de hacer la paz a través de la cultura. La Bandera de la paz es la protección de nuestro derecho a la paz. La Bandera de la Paz es un signo de la presencia de la nación de paz. No queremos sostener armas, solo paz. La Bandera de la Paz es el símbolo de nuestra verdad. Siguiendo la cultura de paz bajo la protección de la Bandera de Paz, automáticamente abolimos la guerra.

Apoyando la Declaración de la Gente a la Reforma del Calendario nos aseguramos el retorno al tiempo sagrado. Con el tiempo sagrado habrá un orden sagrado y estableceremos la cultura de paz. Pedimos a la gente que nos acompañen al regreso del tiempo sagrado. El tiempo sagrado siempre ha existido, viviendo únicamente en el tiempo artificial es que olvidamos el tiempo sagrado. Ahora vemos el camino del tiempo, y el tiempo de paz nos llama. Reformando el calendario, regresaremos al tiempo sagrado a través del Calendario de paz.

Pedimos a toda la gente que vayan a sus lugares sagrados el Día Mundial de Oración y Paz Mundial . Y después pedimos a toda la gente que nos acompañen a regresar al tiempo sagrado. Es el camino que ha sido preparado por la Tierra. No perdamos nuestro camino ahora. Apoyando El Día Mundial de Oración y Paz Mundial , apoyaremos la Cumbre Mundial sobre la Paz y El Tiempo. El tiempo de unificarnos en el tiempo es ahora.

Tomando el nuevo calendario desintegraremos el viejo orden. Dejemos ser al nuevo tiempo soberano. Dejemos que las naciones brillen en la luz del tiempo sagrado. Esto será realidad ejercitando nuestro derecho sagrado a la paz.

Declaración preparada a nombre del Jefe Arvol Looking Horse, Guardián de la Décima novena Generación del Becerro del Búfalo Blanco y de los Pueblos Indígenas de todas partes.

Presentado por José Argüelles – Valum Votan

DECLARACIÓN DE LA GENTE SOBRE LA REFORMA DEL
CALENDARIO Y EL REFERENDUM MORAL
Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo
 Campus Universidad para la Paz, Costa Rica 22 - 27 de Junio de 1999

En reconocimiento a la existencia de la emergencia moral planetaria, y para preservar la biosfera, minimizar todos los sufrimientos, eliminar el flagelo de la guerra y asegurar un genuino tiempo de justicia y paz en la Tierra, nosotros, los delegados de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, por este medio autorizamos la Declaración de la Reforma del Calendario y las resoluciones que constituyen el Referéndum Moral de la Gente; y para lograr el fin universal de la declaración de la Reforma del Calendario, por este medio pedimos a los líderes del más alto nivel de las Naciones Unidas y del Vaticano para que juntos implementemos esta Declaración de la Reforma del Calendario y el Referéndum Moral para proclamarlo a toda la gente de la Tierra, el día Primero de la Luna Magnética, año del Mago Resonante Blanco, ( 26 de julio de 1999. Antiguo gregoriano).

Por lo tanto, solemne y sagradamente declaramos que el Calendario Gregoriano fue instituido por un decreto papal en el año 1582, de ahí en adelante fue adoptado por todas las naciones del mundo como una medida mundial; y considerando el discurso racional y el sentido común, se ha determinado que el Calendario Gregoriano no representa una verdadera y acertada norma de medida o que pertenezca a ninguna ciencia sistemática del tiempo, por lo tanto es merecedor de una reforma y que considerando que las Naciones Unidas abrió el debate de la reforma del Calendario sin concluir en 1956; y el Concilio Vaticano Segundo, propuso reformar el Calendario en favor de un Calendario perpetuo en 1962, nosotros, los delegados de la Cumbre Mundial de la Paz y el Tiempo y a nombre de toda la gente de la Tierra sin distingo de raza, credo o creencia religiosa y a nombre de la biosfera, sistema que soporta la vida terrestre, para poder asegurar paz, libertad, igualdad, justicia y el inicio de un nuevo tiempo, rescindimos el uso del Calendario Gregoriano, y autorizamos su inmediato reemplazo por la medida biológicamente exacta, el calendario de 28 días, 13 Lunas, conocido como Calendario de Paz

En reconocimiento al cambio fundamental y oportunidad sin paralelo de la reforma del calendario en nombre de toda la gente del Planeta Tierra y de su biosfera y de acuerdo a los principios de igualdad, justicia, armonía y paz representados por la adopción del nuevo Calendario de Paz de 28 días y 13 Lunas, la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, proclama en las resoluciones que constituyen el Referéndum Moral de la gente los siguientes cambios en la sociedad civil mundial los cuales serán decretados y determinados por las siete comisiones:

Resoluciones de la Comisión del Tiempo
Resoluciones de la Comisión de Paz
Resoluciones de la Comisión de la Riqueza
Resolución de la Comisión de la Biosfera
Resolución de la Comisión de la Educación
Resolución de la Comisión del Arte y la Cultura
Resolución de la Comisión de la Espiritualidad.

El Calendario de Paz

Todas las cosas son gobernadas por la Ley del Tiempo. Nada es tan grande ni tan poderoso que no esté sujeto a las Ley del Tiempo. El tiempo es de la mente. Si la media del tiempo es torcida, también lo será la mente. Si la medida del tiempo es justa, también lo será la mente.

Cuando vivimos con la medida del tiempo regular y armoniosa, entonces esa armonía del tiempo retorna a nuestras vidas y aprendemos a vivir otra vez en armonía Cuando la medida del tiempo con la que contamos nuestros días es igual y justa en todas las formas, entonces podemos vivir en paz e igualdad con todo lo que vive, sabiendo que sólo la paz es la medida de nuestra vida.

Cuando el calendario con el cual medimos nuestras cuentas es justo en todas sus unidades de medida entonces la riqueza natural de nuestra Tierra podrá ser compartida y distribuida igual y la abundancia natural y la salud serán restauradas en nuestras vidas.

Cuando la medida de nuestro tiempo está de acuerdo con los ciclos biológicos del universo, entonces restablecemos la correcta relación de armonía con nuestro ambiente, la biosfera, aprendiendo a respetar todo lo que vive.

Cuando contamos el tiempo en el que vivimos de acuerdo con la Ley de Tiempo y todos los principios que la gobiernan, entonces podemos recrear nuestra educación para que nos guíe a una más alta comprensión de la verdadera naturaleza del cosmos.

Cuando el fluir de la medida del tiempo está en armonía con los ciclos y órdenes del Ser entonces podemos conocer que el tiempo es Arte y la Cultura de Paz será restablecida en todo lo que hacemos.

Cuando el Calendario de nuestra vida es una medida de igualdad, entonces podremos entender la vida espiritual y guiarnos a la Fuente Unica y todas las facetas de nuestra vida diaria, serán otra vez ceremonias sagradas.

La Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo considera como su sagrada consigna la adopción del Calendario de Paz como una medida estándar para el nuevo milenio. El Calendario de Paz mide la órbita solar de la Tierra en 365 días, en 13 unidades de medidas de 28 días cada una, 364 días en total más un día al año para el perdón universal: el Día Fuera del Tiempo. El mes de 28 días es la media del ciclo biológico femenino, significa la calibración del ciclo lunar y el tiempo que toma el ecuador del Sol para rotar sobre su eje. El Calendario de Paz provee 52 semanas perpetuas perfectas del calendario civil correlacionado con el calendario lunar de todas las tradiciones y asegura todos los días feriados y festivales alrededor del mundo.

La verdad es amor. La tolerancia es Justicia. La paz es para siempre.

Valum Votan y Bolon Ik


Auspiciantes
Estudio Jurídico Barraza
Auspiciantes
Auspiciantes
Meditación Crística Solar Descargar audio Pedido de Luz
Copyright © 2007 - 2011 DanteFranch.com.ar