Conclusión

Declaración de la Gente de la Reforma del Calendario y Referéndum Moral Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo

En reconocimiento de la existencia de una emergencia moral y planetaria, y con el fin de preservar la biosfera, para disminuir el sufrimiento y para eliminar la aflicción de la guerra, entonces asegurando un nuevo tiempo de justicia y de una cultura genuina de paz en la Tierra, nosotros, los delegados de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, autorizamos la Declaración de la Reforma del Calendario y sus consecuentes Resoluciones constituyendo el Referéndum Moral de la Gente; y que para alcanzar los fines universales que incluye esta Reforma del Calendario, llamamos a los más altos niveles de liderazgo de las Naciones Unidas y del Vaticano para comenzar la implementación esta Declaración de la Gente para la Reforma del Calendario y el Referendum Moral por una proclamación conjunta de intento para la Reforma de todos los pueblos de la Tierra, el primer día de la Luna Magnética, Año Mago Resonante Blanco, del viejo calendario, 26 de Julio 1999 DA.

Entonces, declaramos solemne y sagradamente que el Calendario Gregoriano fue instituido por un decreto papal en el año 1582 DC, y desde este momento fue adoptado virtualmente por todas las naciones como el estándar mundial común; y que Considerando que por un discurso racional y sentido común, ha sido determinado que el Calendario Gregoriano no representa un estándar de medida correcta y exacta y tampoco pertenecía a alguna ciencia sistemática del tiempo, y por esta razón, es merecedor de una reforma y que Considerando que la Liga de las Naciones propusieron dicha reforma para ser efectiva el 1 de enero de 1933 y luego el 1 de enero de 1939, ambos esfuerzos fueron inconclusos; y que Considerando que las Naciones Unidas abrieron el debate sobre la reforma del calendario sin terminación en 1956 DC; y que

Considerando que en 1962 el Concilio Vaticano II publicó una "Declaración de Reforma del Calendario," no oponiéndose a un nuevo calendario civil perpetuo, nosotros los delegados de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, en nombre de todos los pueblos de la Tierra sin distinción de raza, credos o creencias religiosas y en nombre de la biosfera, el sistema de soporte de la vida terrestre, con el fin de asegurar la paz, libertad, igualdad, justicia y un nuevo comienzo en un nuevo tiempo, eliminando el uso del Calendario Gregoriano y autorizar su reemplazo inmediato como el estándar común mundial, la medida biológicamente correcta del calendario perpetuo de trece lunas 28 días, también conocido como el Calendario de Paz.

Además afirmamos que las objeciones sostenidas previamente en contra del día "nulo", también conocido como el "día fuera del tiempo", ya no se justifican a la luz del curso de los eventos en la segunda mitad de este siglo y que, en consideración de la gente de la Tierra habiendo probado la naturaleza de este día fuera del tiempo a través de observaciones comunes y celebraciones sagradas, declaramos que este día fuera del tiempo anual, en el antiguo calendario 25 de Julio, el 365avo día año del nuevo calendario civil de trece lunas de 28 días, entonces está declarado para ser el día anual del perdón universal y para la expresión de festivales de paz a través de la cultura.

En reconocimiento a un cambio fundamental y de una oportunidad sin paralelo augurada por la Reforma del Calendario, en nombre de los pueblos del planeta Tierra y su biosfera y de acuerdo con los principios de igualdad, justicia, armonía y paz representado por la adopción de la medida de trece lunas de 28 días del nuevo Calendario de Paz, la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo autoriza en la forma de Siete Artículos de Resolución constituyendo el Referéndum Moral de la Gente, los cambios a la sociedad civil en todo el mundo, determinado y decretado por las Siete Comisiones de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo y que estos Artículos de Resolución reflejan la ética común determinada por las siguientes siete áreas del esfuerzo y preocupación humana: Tiempo, Paz, Riqueza, la Biosfera, Educación, Arte y Cultura y Espiritualidad.

Presentado en nombre de los delegados de las Siete Comisiones de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, realizada el 27 de Junio de 1999, Gregoriano, 1 Luna Cósmica, del nuevo Calendario de Paz.

Movimiento Mundial de Cambio al Calendario de Trece Lunas
Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo
Universidad para la Paz, Costa Rica, 22-27 de Junio, 1999
Día 1 Luna Cósmica 27 de Junio de 1999

Kofi Annan
Secretario General de las Naciones Unidas
c/o Gillian Martin Sorensen
Secretaria General Asistente para las Relaciones Exteriores
Oficina Ejecutiva del Secretario General
Naciones Unidas, Nueva York

Su Excelencia:

En nombre de todos los distinguidos participantes de la Cumbre Mundial de la Paz y el Tiempo, muy respetuosamente solicitamos su aceptación para la visita de los Emisarios de Paz de la Cumbre Mundial, quienes han sido autorizados para entregar personalmente en sus manos la "Declaración de la Gente para la Reforma del Calendario y el Referéndum Moral." Otro equipo de Emisarios de Paz está autorizado para conjuntamente entregar el mismo documento a Su Santidad el Papa Juan Pablo II, del Vaticano. Requerimos que para asegurar las intenciones honorables y pacíficas de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, usted lo tome en cuenta para que personalmente esté en comunicación con Su Santidad el Papa Juan Pablo II, con respecto a esta materia de modo que puedan estar de acuerdo entre ustedes dos y los Emisarios de Paz para que puedan igualmente y honorablemente ser recibidos con todas las consideraciones para la seriedad de sus misiones.

Pedimos que usted reconozca la naturaleza y el propósito sagrado de esta misión y que junto a Su Santidad el Papa Juan Pablo II, anuncien conjuntamente al mundo, de una manera apropiada a sus oficiales, que la Reforma del Calendario, inclusive de las Resoluciones para acompañar su implementación que ha sido preparada por los representantes de la gente de la Tierra, para que sea efectiva el 26 de Julio de 1999. Haciendo un anuncio de la propuesta de la intención de la Reforma del Calendario en esta fecha usted tomara una acción profundamente positiva para el beneficio de toda la humanidad.

La Reforma del Calendario corrige y armoniza una institución fundamental que guía la conducta de nuestras vidas como ciudadanos de la Tierra. Esta Reforma, de esta manera, representa el asunto pendiente más importante del siglo. Una acción oportuna en este momento final del milenio traerá el gran beneficio de la inteligencia y la nobleza de la cultura humana. Venciendo todas las dificultades percividas para tomar una acción para su propio progreso, la humanidad va a establecer una nueva y armoniosa medida para el cálculo de su tiempo en la Tierra, una medida que sitúe el curso de la civilización humana, una vez más, de acuerdo con los ciclos universales de la naturaleza.

La Constitución de las Naciones Unidas, Artículo 1, párrafo 2, establece en partes, que está entre "Los propósitos de las Naciones Unidas...para tomar otras medidas apropiadas para fortalecer la paz universal." Todos tenemos aspiraciones para un milenio de paz. En consideración del hecho trágico que nunca había habido un siglo más convulsionado con la guerra y con la violencia que ahora está terminando, debemos ser abiertos para aceptar todas las medidas que puedan asegurar que el nuevo milenio sea un tiempo de paz, en apoyo de una cultura de paz. Dicha cultura de paz puede ser mejor determinada y anticipada si todos estamos dentro de un nuevo tiempo. Solamente una Reforma de Calendario podrá traer un nuevo tiempo genuino. Así como hay un tiempo de guerra, hay un tiempo de paz. La humanidad está sedienta por una oportunidad de conocer la verdadera paz, una paz que es más que la ausencia de guerra. Nosotros sabemos que los desafíos de dicha reforma son grandes. Sin embargo, si la humanidad ha sido capaz de movilizarse para la guerra mundial, por qué no se puede movilizar para la paz mundial?

Los miembros de las Siete Comisiones de la Cumbre Mundial de la Paz y el Tiempo han trabajado ardua e intensivamente para considerar las implicaciones de la Reforma del Calendario de modo que la humanidad pueda ser sacada de la aflicción de la guerra y la violencia y quebrar los ciclos de pobreza y la degradación del medio ambiente. Los Siete Artículos de la Resolución son puntos claves para considerar cómo podemos comenzar el proceso de construir nuestro futuro en el sendero y el plan de Paz y Justicia Universal. Los participantes de la Cumbre Mundial ruegan de que usted considere profundamente la oportunidad ahora, antes que usted reciba la Reforma del Calendario como una medida apropiada y profunda para el fortalecimiento de la Paz Universal.

El documento adjunto, "Reforma del Calendario y el Futuro de la Civilización", provee la información de antecedentes críticos con respecto a la historia precedente de la reforma del calendario en este siglo. Por favor note que el Calendario de la Paz, incorporando la medida de trece meses iguales de 28 días cada uno, ha sido el calendario elegido de la reforma. Nosotros sabemos que el momento ha llegado para comprender que ya no puede ser sostenida la objeción de que un día fuera del tiempo va a traer gran caos y guerra a la humanidad, ya estamos saturados con una cultura de guerra y barbarismo. También note que el 25 de Julio de 1999, será el séptimo año de la celebración del día fuera del tiempo por la gente de la Tierra y será marcado por celebraciones y festivales promoviendo la realidad actual de una cultura de paz y del perdón universal. Por favor únase a nosotros en este gran despertar!

En nombre de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo,
Dr. José y Sra. Lloydine Arguelles, Coordinadores

Movimiento Mundial de Cambio al Calendario de Trece Lunas
Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo
Universidad para la Paz, Costa Rica, 22-27 de Junio, 1999

Día 1 Luna Cósmica
27 de Junio de 1999
Su Santidad Papa Juan Pablo II
El Vaticano
Su Santidad:

En nombre de todos los distinguidos participantes de la Cumbre Mundial de la Paz y el Tiempo, muy respetuosamente solicitamos su aceptación para la visita de los Emisarios de Paz de la Cumbre Mundial, quienes han sido autorizados para entregar personalmente en sus manos la "Declaración de la Gente para la Reforma del Calendario y el Referéndum Moral." Otro equipo de Emisarios de Paz está autorizado para conjuntamente entregar la misma documentación al Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. Kofi Annan. Requerimos que para asegurar las intenciones honorables y pacíficas de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, usted lo tome en cuenta para que personalmente esté en comunicación con el Secretario General, con respecto a esta materia de modo que puedan estar de acuerdo entre ustedes dos y los Emisarios de Paz para que puedan igualmente y honorablemente ser recibidos con todas las consideraciones para la seriedad de sus misiones.

Pedimos que usted reconozca la naturaleza y el propósito sagrado de esta misión y que junto al Secretario General, anuncien conjuntamente al mundo, de una manera apropiada a sus oficiales, que la Reforma del Calendario, inclusive de las Resoluciones para acompañar su implementación que ha sido preparada por los representantes de la gente de la Tierra, para que sea efectiva el 26 de Julio de 1999. Haciendo un anuncio de la propuesta de la intención de la Reforma del Calendario en esta fecha usted tomara una acción profundamente positiva para el beneficio de toda la humanidad.

La Reforma del Calendario corrige y armoniza una institución fundamental que guía la conducta de nuestras vidas como ciudadanos de la Tierra. Esta Reforma, de esta manera, representa el asunto pendiente más importante del siglo. Una acción oportuna en este momento final del milenio traerá el gran beneficio de la inteligencia y la nobleza de la cultura humana. Venciendo todas las dificultades percividas para tomar una acción para su propio progreso, la humanidad va a establecer una nueva y armoniosa medida para el cálculo de su tiempo en la Tierra, una medida que sitúe el curso de la civilización humana, una vez más, de acuerdo con los ciclos universales de la naturaleza.

La Misión de Paz de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo concluye una acción tomada desde los pasados seis años para establecer comunicación con la Santa Sede con respecto a la Reforma del Calendario. En 1998, el Director de la Academia Pontificia de Ciencias reconoció nuestra propuesta. En la presentación de esta Declaración de la Reforma del Calendario, también hemos considerado cuidadosamente la propia Declaración de la Reforma del Calendario del Vaticano, con fecha del 4 de Diciembre de 1962. No es ya el tiempo de concluir este asunto? Todos tenemos aspiraciones para un milenio de paz. En consideración del hecho trágico que nunca había habido un siglo más convulsionado con la guerra y con la violencia que ahora está terminando, debemos ser abiertos para aceptar todas las medidas que puedan asegurar que el nuevo milenio sea un tiempo de paz, en apoyo de una cultura de paz. Dicha cultura de paz puede ser mejor determinada y anticipada si todos estamos dentro de un nuevo tiempo. Solamente una Reforma de Calendario podrá traer un nuevo tiempo genuino. Así como hay un tiempo de guerra, hay un tiempo de paz. La humanidad está sedienta por una oportunidad de conocer la verdadera paz, una paz que es más que la ausencia de guerra. Nosotros sabemos que los desafíos de dicha reforma son grandes. Sin embargo, si la humanidad ha sido capaz de movilizarse para la guerra mundial, por qué no se puede movilizar para la paz mundial? Por favor, Santo Padre, considere su responsabilidad para ayudar al mundo.

Los miembros de las Siete Comisiones de la Cumbre Mundial de la Paz y el Tiempo han trabajado ardua e intensivamente para considerar las implicaciones de la Reforma del Calendario de modo que la humanidad pueda ser sacada de la aflicción de la guerra y la violencia y quebrar los ciclos de pobreza y la degradación del medio ambiente. Los Siete Artículos de la Resolución son puntos claves para considerar cómo podemos comenzar el proceso de construir nuestro futuro en el sendero y el plan de Paz y Justicia Universal. Los participantes de la Cumbre Mundial ruegan de que usted considere profundamente la oportunidad ahora, antes que usted reciba la Reforma del Calendario como una medida apropiada y profunda para el fortalecimiento de la Paz Universal.

El documento adjunto, "Reforma del Calendario y el Futuro de la Civilización", provee la información de antecedentes críticos con respecto a la historia precedente de la reforma del calendario en este siglo. Por favor note que el Calendario de la Paz, incorporando la medida de trece meses iguales de 28 días cada uno, ha sido el calendario elegido de la reforma. Nosotros sabemos que el momento ha llegado para comprender que ya no puede ser sostenida la objeción de que un día fuera del tiempo va a traer gran caos y guerra a la humanidad, ya estamos saturados con una cultura de guerra y barbarismo. También note que el 25 de Julio de 1999, será el séptimo año de la celebración del día fuera del tiempo por la gente de la Tierra y será marcado por celebraciones y festivales promoviendo la realidad actual de una cultura de paz y del perdón universal. Por favor únase a nosotros en este gran despertar!.

En nombre de la Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo
Dr. José y Sra. Lloydine Arguelles, Coordinadores


Auspiciantes
Estudio Jurídico Barraza
Auspiciantes
Auspiciantes
Meditación Crística Solar Descargar audio Pedido de Luz
Copyright © 2007 - 2011 DanteFranch.com.ar